12.21.2009

Camino de Belén: Una pastorela de telenovela

Image Hosted by ImageShack.us

Aunque su origen se remonta al teatro medieval ibérico, la pastorela mexicana ha adquirido un tinte típico. Durante la Colonia, la pastorela fue utilizada en la campaña evangelizadora de los indígenas. La pieza teatral narraba el milagro de la Natividad, pero también inculcaba alegóricamente la importancia de la lucha entre las fuerzas del Bien y del Mal.

La pastorela tradicional describe los intentos de un grupo de inocentes pastorcitos por ir a adorar al recién nacido Jesús y cómo una camarilla de diablos mafiosos les pone obstáculos hasta que aparecen los ángeles para socorrer a los peregrinos.

¿No suena esto a telenovela? Ahí siempre hay villanos diabólicos tratando de coartar los esfuerzos de los protagonistas por cumplir heroicas tareas o enturbiar su senda hacia la felicidad. Al igual que también hay criaturas angelicales que socorren a los más débiles. Vamos a seleccionar a algunos que podrían integrar el elenco de una pastorela de telenovela.

Toda telenovela tiene algún personaje que intenta cumplir una misión o simplemente ser feliz a la buena, sin atropellar a nadie. Como los pastorcitos de la pastorela suelen ser tan inocentes, ni se les ocurre que habrá diablos dispuestos a hacerles la zancadilla, embaucarlos o morirse de risa ante sus ingenuos propósitos.

Recordemos a la dulce Fernanda (Silvia Navarro) de Mañana Es Para Siempre, que creía que el mundo estaba hecho de helado de vainilla hasta que la vida le mostró que diablos humanos se encargan de pintarlo de colores más feos. Fernanda era pastora de vacas, no de ovejas ya que su familia era dueña de un consorcio lácteo.

Otra gran ingenua pastorcita es Paloma (Allisson Lozz), de En Nombre Del Amor. Tan inocente como el ave de su nombre, todo su camino hacia la felicidad ha estado obstaculizado por desgracias, muchas de ellas causadas por diablas como su tía y su otrora mejor amiga.

Por último tenemos a otra pastorcita cuyo camino está sembrado de espinas. Aymar (Sara Maldonado), la úlltima princesita maya que lucha por proteger los arrecifes de coral tal como lo hiciera en vida su padre. Tanto el camino del amor como la lucha ecológica de la heroína de Tormenta En El Paraíso, están llenos de impedimentos creados por gente tramposa y por quienes no saben cuidar su medio ambiente.

En cuanto a los ángeles, tenemos toda una cuadrilla de donde escoger. Los hay de todos los sexos y edades. A la cabeza está la pequeña Marichuy (Maite Perroni) que ya se ganó sus alas en Cuidado Con El Ángel protegiendo a los huerfanitos. Otra gran defensora de niñitos y para eso se vale de derechazos que dejando a todos knock-out es la Monita (Danna García) de Un Gancho Al Corazón.

Las telenovelas han tenido sus ángeles bona fide como Serafín, el angelito animado que co-actuaba con humanos en su propia telenovela. También los angelitos de Cuento De Navidad y no nos olvidemos de Aldo (Juan Soler) el ángel cocinero salvador de La Fea Mas Bella.

Los innombrables

Las telenovelas tienen batallones de villanos matones que parecen estar al servicio de Lucifer. Todos son candidatos para integrar las huestes satánicas de la Pastorela de Telenovelas. Recién tuvimos a Artemio Bravo (Rogelio Guerra), en Mañana Es Para Siempre, individuo siniestro al que sólo faltaban cuernos y rabo para ser Satanás. Para que decir de su diabólica ayudante La Hiena (Lucero). A ellos podría agregárseles la Tía Carlota (Leticia Calderón) de En Nombre Del Amor o la temible Maura (Mariana Seoane) que hasta gusta vestirse de rojo en Tormenta En El Paraíso para verse más a tono con su demoníaca personalidad.

Al igual que los ángeles, han existido verdaderos diablos en las telenovelas. En la famosísima El Maleficio, el hechicero Enrique De Martino (Ernesto Alonso) servía al Señor de las Tinieblas. En Abrázame Muy Fuerte, El diablo andaba por tierras tabasqueñas y sólo el exorcismo de, precisamente Ernesto Alonso, le hizo abandonar el cuerpo de Rosana San Juan. Pero también el Señor de los Infiernos se ha encarnado en actores.

En esa mencionada telenovela, Federico (César Évora), en el último capítulo aparecía con ojos de fuego que alumbraban su último castigo de ser precipitado al Averno en la boca de un volcán, el camino que la tradición popular asigna al infierno. Más simpático fue el mordaz diablo Lucio (Enrique Rocha) de Serafín que era muy dado a las ironías filosóficas. Como verán, diablos para la pastorela no escasean.

El antisocial ermitaño

Un personaje que suele aparecer en la pastorela y se une a los defensores-guías de los pastores es El Ermitaño. ¿Quien puede interpretar a este individuo en una Pastorela de Telenovela? Pues si es por lo físico en La Esposa Virgen, El Loco Serenata (César Évora) andaba con look de ermitaño.

Mas aseadito pero un excelente guía espiritual y luchador contra Fuerzas del Mal es el heroico Padre Juan (Arturo Peniche) de En Nombre Del Amor. Y si hablamos de guías que ayudan a transitar por laberintos, descubrir misterios y derrotar al demonio y a sus villanas huestes ahí esta el excelente Ciro Palafox (Luís Bayardo), de Mañana Es Para Siempre, quien dio la vida para que Lilí (Dominika Paleta) huyese del manicomio y desde el más allá la guió para descubrir los satánicos planes de Artemio Bravo.

Fuente: Univision

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails

Bicol Standard